Sporagra cucullata

De WikiEVA
Revisión del 16:35 20 may 2014 de Ariany Garcia (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar
Commons-emblem-notice.svg
 
Cardenalito
Carduelis cucullata imagen 01.jpg
Riesgo de extinción
En peligro crítico (CR)
En peligro crítico (UICN)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Passeriformes
Familia: Fringillidae
Género: Sporagra
Especie: Sporagra cucullata
Nombre binomial
Sporagra cucullata
Swainson, 1820
Distribución
Mapa de distribución de Sporagra cucullata
Mapa de distribución de Sporagra cucullata

Taxonomía

Nombres comunes

Cardenalito, Colorado, Jilguero Rojo, Red Siskin

Notas taxonómicas

En 2011, el Comité para la Clasificación en América del Sur de la Unión de Ornitólogos Americanos (SACC del AOU por sus siglas en inglés) votó aceptar una recomendación de denominar la especie Sporagra cucullata, con base en estudios moleculares recientes (Remsen 2011).

Sinónimos

Carduelis cucullata (Swainson 1820, Phelps y Meyer 1979, Hilty 2003), Spinus cucullata (Hilty y Brown 1986, Gill y Donsker 2013).

Descripción

Ave de aproximadamente 10 cm de longitud. Macho con la cabeza, alas y cola negras, y el cuerpo y barras en el ala rojo bermellón con el centro del vientre blanco. La hembra sólo mantiene el rojo claro en el pecho, en una barra de ala, y en la rabadilla, mientras el resto del cuerpo es grisáceo oscuro arriba y grisáceo claro abajo. En machos una línea amarillento-anaranjado alar es visible en vuelo.

Distribución

Se encuentra principalmente distribuida en Venezuela (Collar 1992). En Colombia hubo una pequeña población presumiblemente de origen natural en las cercanías de Cúcuta (López-Lanús 2000), pero el estatus actual es desconocido. En Puerto Rico, hubo una población introducida, hasta aproximadamente 1970 (Raffaele 1983), pero no existen reportes recientes. En Trinidad y las islas asociadas de Monos y Gasparee fue siempre un ave escasa y se le reporta extinta desde 1960; adicionalmente, persisten dudas acerca de su origen en estas islas (Ffrench 1973). Se considera que los pocos registros en Cuba son de aves escapadas del cautiverio (Collar 1992), y no hay reportes recientes en dicha isla. En el suroeste de Guyana está la población más grande conocida, de entre pocos cientos hasta pocos miles de individuos, a más de 950 km del límite de la distribución histórica venezolana (Robins et al. 2013). Estudios moleculares preliminares son consistentes con un origen natural de esta población (Rodriguez-Clark et al. 2011). En Venezuela la distribución original se concentró en el norte del país, y de esta sólo sobreviven algunos grupos aislados, principalmente en los estados Zulia, Lara, Falcón, Barinas, Mérida, Guárico, Yaracuy, Aragua y Miranda (Collar 1992, Birdlife international 2012). Su distribución altitudinal se concentra entre 400 a 1400 m. Ocupa varios hábitats, incluyendo bosques húmedos en las cordilleras, bosques deciduos, y matorral espinoso en las zonas áridas, y zonas intervenidas cercanas, aunque mantiene preferencias por bosques abiertos, relativamente secos y a altitudes intermedias (Collar 1992).

Situación

'Lista Roja Venezuela' En Peligro Crítico C2a(ii)

'Lista Roja internacional' En Peligro A2bcd+3bcd

Actualmente está entre las aves más amenazadas de Venezuela (Rodriguez et al. 2004). Desde 1952, la IUCN la reporta como amenazada en las listas rojas, estimándose que la mayoría de sus poblaciones están extintas y su distribución actual no llega a 20% de lo que fue su población original (Rodríguez y Rojas-Suárez 2008). En el ámbito internacional está clasificada En Peligro (Endangered A2d ver 3.1), (Birdlife international 2012). Cálculos poco sistemáticos acerca del tamaño poblacional en Venezuela, basados en datos de la década de 1980, sugieren un total de entre varios cientos y pocos miles, de los cuales aproximadamente la mitad se encontró en occidente, la otra mitad en la zona central, y extinto al este. Estudios más optimistas en ese momento calcularon 6.000 individuos silvestres (Rivero 1986, Rivero 2004, Coats y Phelps 1985, Collar 1992, Patterson 1994).

Sin embargo, no hay estudios precisos de la situación actual de la especie. Se puede asegurar que para la década 1980 la especie ya era mucho menos abundante que históricamente (Coats y Phelps 1985). Igualmente, se puede inferir que el número de individuos ha caído aún más desde ese momento, por la dificultad hoy en día de observar individuos en los lugares en que persistía la especie hasta 1980 (J. Miranda, D. Ascanio, obs. pers. 2012). Sin embargo, la especie puede ser difícil de detectar aun para observadores experimentados, y puede ser más arisca en zonas donde hay cacería. Un leve incremento en los avistamientos en la última década probablemente se debe más al incremente del esfuerzo de campo y a la perseverancia de los observadores, que a un alza real en la población o una expansión de la distribución.

Amenazas

La principal amenaza es la captura y el comercio para el mercado ilegal de mascotas, práctica realizada persistentemente desde el siglo XIX, cuando también y hasta principios del próximo siglo se utilizó su plumaje como adorno para sombreros (Birkhead 2003). En la actualidad su comercio está relacionado con dos usos, uno como mascota y el otro para la hibridación con canarios y otras especies relacionadas. La especie presenta una gran demanda en el mercado internacional legal e ilegal, aunque a escala nacional no es traficada abiertamente en abundancia como otras especies, sino de manera más furtiva, incluso a través del internet (Asmussen 2009). Aunque la especie parece tolerar hábitats intervenidos, lo hace siempre en zonas contiguas a hábitats naturales. Por lo anterior, la disminución en los bosques secos y bosques caducifolios en el norte del país podría representar una amenaza adicional (Rodríguez et al. 2009).

Conservación

Internacionalmente está incluida en el Apéndice I del CITES y en el Endangered Species Act de los EE.UU (CITES 2003, USFWS 2013), y su importación en Europa aparentemente ha disminuido debido a las vedas implementadas en la importación de aves desde los finales de los 2000, para frenar la transmisión de enfermedades (Comisión de las actividades europeas 2007). En Australia su importación ha sido restringida desde finales de los 1990 por razones similares (Gobierno de Australia 1999).

En Venezuela la situación de amenaza es denunciada desde 1940 (Coats y Phelps 1985). Posteriormente se estableció su protección, una veda indefinida en su caza, y su estatus oficial como Especie en Peligro de Extinción (Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables 1982, 1996a, 1996b). En el estado de Lara, donde es ave emblemática, cuenta con un programa de conservación oficial, liderado por el Parque Zoológico y Botánico Bararida (Gobernación del Estado Lara 2005). Las pocas poblaciones silvestres conocidas en Venezuela se encuentran tanto en áreas protegidas como en propiedades privadas (Lentino y Medin, 2005), y varias áreas protegidas han sido identificadas como claves para su conservación (Oficina Nacional de Diversidad Biológica 2013). Aunque ha sido objeto de varios esfuerzos conservacionistas locales, regionales, nacionales e internacionales, tanto de instituciones privadas como gubernamentales, no se han logrado detener la disminución de las poblaciones. Es probable que la falta de continuidad en dichos esfuerzos sea factor importante en su falta de éxito (Rodríguez y Rojas-Suárez 2008).

La cría en cautiverio del cardenalito es factible y su estímulo podría ser una alternativa para satisfacer la demanda comercial; sin embargo, no existe un modelo que permite inferir que la producción comercial en condiciones presentes mejorará el estatus de las poblaciones silvestres. Se recomienda desarrollar un programa de cría en cautiverio en Venezuela con fines conservacionistas (Fessl et al. 2010, Carrascal et al. 2011) y manejada de acuerdo con criterios genéticos y demográficos (Rodríguez-Clark y Sánchez-Mercado 2005) para su reintroducción eventual. Esta se considera factible, pero existen riesgos múltiples: enfermedades que impidieron un esfuerzo de este tipo en Trinidad (J. Clinton-Etneir obs. pers. 2000); la facilidad con la que se hibridiza y la posibilidad de ascendencia mixta con otras especies (McCarthy 2006); y sobre todo la persistente presión de cacería. Es urgente impulsar esfuerzos interinstitucionales, ya que las acciones dispersas e individuales pueden agravar la situación. Se recomienda investigar su ecología, genética, distribución actual y requerimientos de hábitat, junto con su presión de captura, para desarrollar campañas de educación ambiental y fiscalización debidamente concebidas, en conjunto con esfuerzos de reintroducción.

Editores y Colaboradores

Kathryn M. Rodríguez-Clark, Franklin Rojas-Suarez, Chris Sharpe, Jhonathan Miranda, David Ascanio, Miguel Lentino, Michael J. Braun.

Referencias

Asmussen, M. A. Estimación del comercio ilegal de fauna silvestre a tres escalas espacio-temporales: Global, regional y nacional. Maestria thesis, Instituto Venezolano de Investigaciones Cientificas, (2009).

Birkhead, T. The Red Canary. (Weidenfeld & Nicolson, 2003).

BirdLife International (2012), en IUCN Red List of Threatened Species. Version 2013.1. www.iucnredlist.org .

Carrascal, L. M. et al. Cambio demográfico del pinón azul entre 2002-2011. 5 (Museo Nacional de Ciencias Naturales, Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, Ministerio de Ciencia e Innovacion de las Islas Canarias, Gran Canaria, Islas Canarias, 2011).

CITES. Appendices I, II y III (vaido para el 12 de junio de 2013), http://www.cites.org/eng/app/index.php (2013).

Coats, S. & Phelps, W. H. The Venezuelan red siskin: case history of an endangered species. Ornithological Monographs 36, 977-985 (1985).

Collar, N. J. in Threatened Birds of the Americas: The ICBP/IUCN Red Data Book (eds Nigel J. Collar et al.) 986-994 (International Council for Bird Preservation, 1992).

Comisión de las Comunidades Europeas. Commission Regulation (EC) No 318/2007 of 23 March 2007 laying down animal health conditions for imports of certain birds into the Community and the quarantine conditions thereof. Official Journal of the European Union 84, 7-27 (2007).

Fessl, B. et al. Taller Internacional sobre manejo del Pinzón del Manglar (Cactospiza heliobates), 17-21 de noviembre de 2008., 144 (Conservation Breeding Specialist Group, IUCN, Puerto Villamil, Isabela, Galápagos, Ecuador, 2010).

Ffrench, R. A guide to the birds of Trinidad and Tobago. (Livingston Publishing Company, 1973).

Gill, F. & Donsker, D.(2013).

Gobernación del Estado Lara. in Gaceta Ordinaria del Estado Lara, Venezuela, Gaceta No 5329 2 (2005).

Gobierno de Australia. Evironmental Protection and Biodiversity Conservation Act. 1era ed. . (Australia: Australian Government Department of Environment, Water, Heritage and the Arts., 1999).

Hilty, S. L. Birds of Venezuela (second edition). (Princeton University Press, 2003).

Hilty, S. L. & Brown, W. L. A guide to the birds of Colombia. (Princeton University Press, 1986).

Lentino, M., Esclasans, D. & Medina, F. in Áreas Importantes para la Conservación de las aves en los Andes Tropicales: Sitios Prioritarios para la Conservación de la Biodiversidad (ed Bird Life Internacional y Conservation Internacional) 621-730 (BirdLife Internacional, 2005).

López-Lanús, B. Carduelis cucullata aún sobrevive en Colombia. Boletín de la Sociedad Antioqueña Ornitología 11, 89-91 (2000).

McCarthy, E. M. Handbook of Avian Hybrids of the World. (Oxford University Press, 2006).

Oficina Nacional de Diversidad Biologica. Cardenalito (Carduelis cucullata). Sistema Venezolano de Información sobre la Diversidad Biologica. http://diversidadbiologica.minamb.gob.ve/especies/ficha/7/15349/ [revisado en Octubre de 2013]. (Ministerios del Poder Popular para el Ambiente y para Ciencia, Tecnología e Innovación, 2013).

Patterson, Y. The red siskin's future. Bird Talk Magazine 12, 60-62 (1994).

Phelps, W. H. & Meyer de Schauensee, R. Una guía de las Aves de Venezuela. (Gráficas Armitano, 1979).

Raffaele, H. A. The raising of a ghost--SPINUS CUCULLATUS in Puerto Rico. Auk 100, 737-739 (1983).

Remsen, J. V., Jr. in A classification of the bird species of South America, version 2013 (eds J. V. Remsen, Jr. et al.) http://www.museum.lsu.edu/~Remsen/SACCprop488.html, http://www.museum.lsu.edu/~Remsen/SACCBaseline.html (American Ornithologists' Union, 2011).

Rivero Mendoza, A. El Cardenalito (Carduelis cucullata): Ecología y comportamiento en la Región Centro Occidental Barquisimeto-Venezuela, segunda edicion. (Vicerrectorado de Investigación y Postgrado Universidad Pedagogica Experimental Libertador, 2004).

Rivero Mendoza, A. El cardenalito un venezolano que se extingue. Natura 78, 16-21 (1986).

Robbins, M. B., Braun, M. J. & Finch, D. W. Discovery of a population of the endangered red siskin (Carduelis cucullata) in Guyana. The Auk 120, 291-298 (2003).

Rodríguez-Clark, K. M. et al. Using genetics to understand and conserve the Red Siskin (Carduelis cucullata). Journal of the National Finch and Softbill Society 28, 25-30 (2011).

Rodríguez-Clark, K. M. & Sánchez-Mercado, A. Population management of threatened taxa in captivity within their natural ranges: Lessons from Andean bears (Tremarctos ornatus) in Venezuela. Biological Conservation 129, 134-148 (2006).

Rodríguez, J.P. & F. Rojas-Suárez (eds.) 2008. Libro Rojo de la Fauna Venezolana. Tercera Edición. Provita & Shell Venezuela, Caracas, Venezuela. 359 pp.

Rodríguez, J. P., Rojas-Suárez, F. & Giraldo Hernández, D. 324 (Provita, Shell Venezuela, Lenovo (Venezuela), Caracas, 2010).

Rodríguez, J. P., Rojas-Suárez, F. & Sharpe, C. J. Setting priorities for the conservation of Venezuela's threatened birds. Oryx 38, 373-382, doi:10.1017/s0030605304000730 (2004).

Rojas-Suárez F., Sharpe C.J., & D. González-Zubillaga. 2008. Cardenalito, Carduelis cucullata. pp: 147. En: J.P. Rodríguez & F. Rojas-Suárez (eds.) Libro Rojo de la Fauna Venezolana. Tercera Edición. Provita & Shell Venezuela, Caracas, Venezuela.

Swainson, W. in Zoological Illustrations, Volume I (ed William Swainson) Pl. 7 (R. and A. Taylor, Shoe-Lane, for Baldwin, Cradock, and Joy, Paternoster-Row; and W. Wood, Strand, 1820).

USFWS. in U.S. Fish & Wildlife Service Environmental Conservation Online System: Threatened & Endangered Species (2013).

Venezuela, R. d. en Gaceta oficial Nº 32.619 (Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables, 1982).

Venezuela, R. d. en Gaceta oficial Nº 36.059 (Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables, 1996).

Venezuela, R. d. en Gaceta oficial Nº 36.062 (Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables, 1996).

Cita

Rodríguez-Clark K.M., Rojas-Suarez F., Sharpe C.,Miranda J., Ascanio D., Lentino M., Braun M.J. Sporagra cucullata [en línea]. WikiEVA, Especies Venezolanas Amenazadas;20/05/2014 [consultado el 24/11/2017 a las 09:20 UTM]. Disponible en: http://wikieva.org.ve/index.php?title=Sporagra_cucullata&oldid=60508