Strombus gigas

De WikiEVA
Saltar a: navegación, buscar
Commons-emblem-notice.svg
 
Botuto
Strombus gigas imagen 01.jpg
Riesgo de extinción
Vulnerable (VU)
Vulnerable (UICN)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Mollusca
Clase: Gastropoda
Orden: Caenogastropoda
Familia: Strombidae
Género: Strombus
Especie: Strombus gigas
Nombre binomial
Strombus gigas
Linnaeus, 1758
Distribución
Mapa de distribución de Strombus gigas
Mapa de distribución de Strombus gigas

Taxonomía

Nombres comunes

Botuto, Guarura, Vaca, Caracol reina, Caracol rosado, Queen conch, Pink conch

Notas taxonómicas

Sinónimos

Descripción

Es una de las especies de caracoles marinos más grandes del mar Caribe, llegando a alcanzar hasta 40 cm de longitud y a pesar hasta 3 kg. La concha es espiralada y el nácar interno presenta una característica pigmentación rosada. Sus rasgos anatómicos incluyen pedúnculos oculares largos y tentáculos oculares reducidos, una trompa extensible o proboscis, y un labio extendido de la concha que se desarrolla cuando llega a la edad adulta [1,2,3].

Distribución

Especie de amplia distribución en el mar Caribe y áreas adyacentes, que se extiende desde el sur de Florida en los Estados Unidos hasta la costa norte de Brasil, y el este de América Central a las Bahamas y una población aislada en las aguas costeras de las Bermudas [1]. Hoy en día está prácticamente extinto en las islas Granadinas, la península de Florida y Puerto Rico [2]. En Venezuela su distribución histórica abarcaba casi todo el margen litoral, con densidades máximas en las dependencias federales y el estado Nueva Esparta [3]. En la actualidad sólo es relativamente abundante en algunas zonas insulares como el Parque Nacional Archipiélago Los Roques e isla La Orchila, mientras que está prácticamente extinto en el archipiélago Las Aves, donde era relativamente abundante hace menos de 20 años [2,3,4].

Situación

'Lista Roja Venezuela' Vulnerable A2ad

'Lista Roja internacional' No Evaluado

Actualmente las poblaciones de la especie están severamente reducidas, y presenta varias extinciones locales. Se desconoce su tamaño poblacional en la mayoría de las localidades donde se distribuye. En el Parque Nacional Archipiélago Los Roques recientemente se estimó una densidad de 0,1878 individuos/100 m2 y una abundancia total de 1.374.640 individuos [5]. Sin embargo, en áreas donde era abundante prácticamente ha desaparecido. La densidad poblacional y talla promedio de los individuos disminuyó significativamente dado el fuerte aprovechamiento comercial del que fue objeto hasta 1991 [2,6,7]. Después de 13 años de veda sus poblaciones no parecen haberse recuperado. Sin embargo, en Los Roques existen áreas donde se evidencia cierta recuperación, aunque todavía se encuentra en densidades similares a las registradas y ha sido reportada como sobreexplotada [5,6,8]. En Colombia es clasificada como Vulnerable [9].

Amenazas

La pesca furtiva con fines comerciales ha ocasionado su desaparición en casi todas las regiones costeras de Venezuela. En la década de los años ochenta, aproximadamente 98% de la producción nacional provenía de Las Aves y Los Roques, donde sus densidades disminuyeron en más de 95%. Actualmente, la explotación continúa en Los Testigos y Las Aves, donde es difícil el control por razones logísticas. Afortunadamente, el aumento del turismo en el Parque Nacional Archipiélago Los Roques ha permitido que pescadores tradicionales de la especie hayan encontrado otras fuentes de ingresos, por lo que su cosecha es más esporádica y limitada. Adicionalmente, la vigilancia es mucho más efectiva en el parque nacional [4]. Un trabajo reciente sobre la reconstrucción histórica de la pesquería de este recurso en Los Roques, desde la época precolombina hasta el presente, pone en evidencia lo susceptible que es a la sobreexplotación pesquera [10]. También su concha es muy apreciada como souvenir y por coleccionistas.

Conservación

En el ámbito internacional se encuentra incluida en el Apéndice II del CITES y en el Anexo III del Protocolo SPAW. En Venezuela, mediante la Resolución N° 247 del MAC (14/08/91) se establece la veda por tres años, la cual fue ratificada en 1995 [11]. Con la Resolución N° 012 del MAC (20/01/99) se levanta la veda y se establecen regulaciones para su extracción, pero aún no se otorgan permisos ni se han establecido las cuotas para la pesquería [12]. Desde el punto de vista práctico la veda continúa. Se han realizado estudios detallados de su biología, ecología y pesca en Los Roques, y se ha propuesto recomendaciones para su manejo sostenible [2]. Con base en los trabajos sobre distribución y abundancia, y en la reconstrucción histórica de la pesquería, se recomienda que la veda total se mantenga, al menos en el Parque Nacional Archipiélago Los Roques [5,10]. Sin embargo, otros estudios han sugerido medidas distintas, que podrían formar parte de un plan de manejo

Editores y Colaboradores

Juan Posada

Referencias