Creagrutus lepidus

De WikiEVA
Saltar a: navegación, buscar
Commons-emblem-notice.svg
 
Dientefrío pintado de Yaracuy
Image placeholder.svg
Riesgo de extinción
Casi amenazado (NT)
Casi amenazado (UICN)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Actinopterygii
Orden: Characiformes
Familia: Characidae
Género: Creagrutus
Especie: Creagrutus lepidus
Nombre binomial
Creagrutus lepidus
Harold, Lasso & Machado-Allison, 1993
Distribución
Mapa de distribución de Creagrutus lepidus
Mapa de distribución de Creagrutus lepidus

Información de Evaluación

  • Categoría y Criterio Regional: Casi Amenazado
  • Fecha de Evaluación Regional: 2015
  • Evaluadores: Jesús Morales-Campos y Ariany García-Rawlins
  • Categoría y Criterio Global: No Evaluado

Justificación

Evaluaciones Previas

1999: No Evaluado (NE)

2008: Vulnerable B2ab (VU)

Información General

Nombres comunes

Notas taxonómicas

Sinónimos

Descripción

Sardinita cuyo tamaño no supera 5 cm de longitud estándar, lo que la convierte en la especie más pequeña del género en toda su área de distribución. El cuerpo es ovoide y alargado, y su coloración dorsal es gris olivácea oscura en el dorso y blanca plateada en el abdomen. Generalmente tiene las aletas impares coloreadas entre rojo y amarillo con variada intensidad. Se le reconoce de inmediato por presentar una banda lateromedial muy oscura, bien desarrollada, y que se une con una intensa mancha humeral. Como todos los peces del género Creagrutus posee una mandíbula superior prominente y proyectada, y una mancha brillante de color rojo o naranja en la parte superior del ojo. Aunque esta especie es similar a Creagrutus melasma, esta última ocurre con más frecuencia en las tierras elevadas. A las especies de este género con frecuencia se les denomina “sardinita” o “dientefrío” [1,2].

Distribución

Se trata de una especie endémica de las cuencas de los ríos Aroa, Yaracuy y Urama, en los estados Yaracuy y Carabobo. Está presente en las cuencas medias de los ríos que drenan el Parque Nacional Yurubí y los cerros María Lionza (quebrada Picure) y Zapatero (quebrada Guáquira), así como en algunos cauces en las planicies. La localidad tipo para la especie es la quebrada El Charal, un pequeño arroyo que discurre desde la serranía de Bobare, en el estado Yaracuy [1,2].

  • Sistema: Dulceacuícola
  • Bioregión:
  • Intervalo altitudinal (m): Temporalmente sin información
  • Endémica: Sí

Situación

La especie es observada principalmente en la cuenca del río Aroa en tramos de los ríos entre la transición geomorfológica de las planicies y el piedemonte, donde las riberas tienen bosques densos y sombríos, la corriente de los ríos es moderada, las aguas son claras y la granulometría del sustrato es variada y heterogénea. En muestreos estandarizados realizados durante varios años, la especie presenta una abundancia ocasional y su distribución es reconocida como local [2,3,4]. Generalmente su abundancia relativa es muy baja, aunque en los ambientes mejor conservados es más común. Puede ser vista en parejas o solitaria, siendo asociada al fondo en las áreas contiguas a las corrientes o en los remansos, donde captura elementos alimenticios que aporta la corriente. No se dispone de datos precisos sobre la distribución de la especie en las cuencas vecinas, sin embargo se presume que la especie se encuentra en la cuenca del río Tocuyo. Se le califica como Vulnerable debido a su baja abundancia, a su condición de endemismo y a su distribución restringida a pocos ambientes con intervención nula o parcial, condición que se prevé no pueda mantenerse en el futuro [2,3,4].

  • EOO (km2): Temporalmente sin información
  • AOO (km2): Temporalmente sin información
  • Tendencia Poblacional: Desconocida

Amenazas

Varias amenazas se identifican para esta especie. El hecho de ocurrir sólo en ambientes conservados sugiere una baja tolerancia a la intervención. Aunque todavía no se cuenta con evidencias sobre cambios importantes en la distribución y abundancia para las cuencas locales, se presume que tanto la deforestación e intervención de los cauces en sectores del piedemonte, como la deforestación de los bosques ribereños, representan una amenaza importante sobre el hábitat de la especie, cuyas poblaciones son muy bajas y restringidas [2,3]. Dada su coloración y gracilidad, la especie puede tener importancia ornamental para la acuariofilia

Conservación

No se han tomado medidas específicas para la conservación de la especie. El Parque Nacional Yurubí y el Monumento Natural María Lionza cubren el límite superior altitudinal de su distribución geográfica, pero en el resto de las cuencas no existen figuras oficiales de protección. En algunos sectores se desarrollan actividades de conservación que se presume inciden sobre la ictiofauna en algunas vertientes (p. ej. Hacienda Guáquira). Aun cuando no se ha comprobado la presencia de la especie en cuencas vecinas, existen Áreas Bajo Régimen de Administración Especial (ABRAE) que podrían contribuir a garantizar su protección, tales como el Parque Nacional Cueva Quebrada del Toro (cuenca del río Tocuyo, estado Falcón) y el Parque Nacional San Esteban (pequeñas cuencas, estado Carabobo). Actualmente existe una propuesta para proteger de manera oficial un pequeño afluente del río Aroa (río Galápago), el cual presenta una elevada riqueza de especies y ha sido reportado en buen estado de conservación.

Autorías

Autores originales

Colaboradores

Douglas Rodríguez-Olarte, Donald C. Taphorn

Ilustrador

Referencias